Realidad virtual

La tecnología siempre ofrece nuevas posibilidades, nuevos puntos de vista con los que podemos avanzar y ofrecer una mejora sustancial en el tratamiento contra la ansiedad.

Esta vez le toca el turno a dos primas hermanas muy prometedoras, hablamos de la realidad virtual y la realidad aumentada. ¿Qué son?

La realidad virtual es capaz de provocar en el paciente emociones, reacciones y pensamientos muy semejantes a los que se darían en una situación real.

La realidad virtual permite recrear o reproducir escenarios del mundo real mediante programas y equipos especializados. Es un recurso técnico y terapéutico de gran ayuda en la superación de diversos miedos: agorafobia, fobia a volar, claustrofobia, etc. Permite al paciente exponerse a las situaciones temidas, y actuar sobre ellas, en un ambiente seguro, donde puede explorar libremente, sentir, vivir y revivir, sentimientos y pensamientos, en la consulta, y sin sentirse observado por los demás.

La realidad aumentada consiste en introducir elementos virtuales en el mundo real. De forma que la persona pueda observar al mismo tiempo una imagen compuesta por una visualización del mundo real y una serie de elementos virtuales integrados en ella. El aspecto más importante de este sistema, es que los elementos no reales complementan al mundo real permitiendo llevar a cabo una exposición controlada.1200x628px_Recursos-Psicologos_Piezas-042

En ambos tipos de tecnología el terapeuta puede modificar el escenario. Si está lloviendo o si hay turbulencias, puede activar diversos estímulos, los cuales va a utilizar a lo largo de las sesiones, es decir, de manera gradual.

Lo que tratamos de conseguir es lo que se llama sensación de presencia, que es sentirnos inmersos dentro de ese entorno virtual, para eso necesitamos engañar a nuestro cerebro. Investigaciones recientes lograron identificar las áreas del cerebro que regulan esa sensación de presencia y concluyeron que un entorno virtual hace que se activen de la misma manera que en situaciones de la vida real similares.

Las investigaciones corroboran resultados interesante de cara al uso de estas tecnologías en el ámbito de la salud mental. Parece que consiguen buenos resultados, que estos son claramente superiores a la exposición por imaginación, y que permiten ensayar técnicas de relajación y meditación en el momento en el que exponemos al paciente a las situaciones temidas.

El uso de la realidad virtual para el tratamiento de ansiedad y fobias no es una novedad. Empezó a utilizarse en los años 60, pero el alto costo de los equipos la restringió a los ámbitos académicos o a sectores con importantes recursos económicos. El abaratamiento de la tecnología nos va a posibilitar su uso en la practica clínica cotidiana.

Author: rubencas

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>